lunes, 24 de abril de 2017

Qué parió



A cada quién le llega su hora

Estoy en el bar, en un resort. La música suena por un lado y  las conversaciones alborotadas también. Mi esposo está en su laptop enviando un reporte que tiene que entregar. Mientras miro a la gente, su vestimenta y escucho sus conversaciones a lo lejos me doy cuenta que la vida es extraña.
Mi hija hace un rato me preguntó: “Mamá, que quiere decir “Vive y llora, que a cada quien le llega su hora”? (Refiriéndose a la canción de la legendaria Celia Cruz)”.
Y ahí me acordé de muchas vivencias pasadas. De los complejos y las inseguridades. De las victorias y los fracasos. De cómo hubo situaciones que hoy me hubiera gustado vivir de forma diferente. De cómo la vida se fue entre la ignorancia y el aprendizaje.
Me hubiera gustado tener varias vidas y varios escenarios. Poseer el superpoder para retroceder el tiempo y así poder cambiar ciertas cosas y acelerar el tiempo para no vivir otras.
Pero esa no es la vida. La vida es ese aprendizaje que se da con las situaciones vividas. Esas cosas que nos fortalecen o nos debilitan. Y la vida es esa extraña experiencia que todos vivimos de una manera diferente. Y esa manera es la que nos hace tan especiales.
Hija – terminé diciendo – quiere decir que cada ser humano va a llorar y va a reír. Que a todos en algún momento nos va a pasar  cosas buenas y malas pero que la forma de afrontarlas es lo que va a cambiar el resultado. Que el mundo será como lo mires. Sería bueno no aferrarse a nada ni a nadie. Sería maravilloso no limitar nuestro destino. Y es que así como nada es seguro en esta vida, todo es posible. Cuando vayas a hacer algo, hazlo de todo corazón, pero en esa misma medida, ese mismo corazón, ocúltalo de las personas que no te merecen. Y trata de ser feliz. Pero no para alguien, y tampoco por algo. Trata de ser feliz porque tú te lo mereces. Porque tú luchaste y trabajaste para ello. En la vida estamos para avanzar, aunque a veces, sea necesario hacer una pausa para ver que camino tomar, pero recuerda que nunca debe ser para retroceder.
Ella me miraba tranquila. Pareciera que escuchaba mis palabras. Asumo que algunas las entendió y otras, no tanto. Pero vuelvo y repito: “Ningún padre recibe un anuncio del cielo donde le notifican cuándo y dónde su hijo va a entender esa palabra o la otra” y es por ese simple hecho que siempre trato de enseñarle a Claire Marie, con palabras, con vivencias, con anécdotas reales, con cuentos ficticios, pero la enseñanza más grande es… con el ejemplo.

viernes, 21 de abril de 2017

Sobre los suegros


El pasado fin de semana conocí a los suegros de éste momento. La verdad de joven sí me daba algo de miedo pero con el tiempo me fui acostumbrando y si agregamos que nunca he tenido en realidad malos suegros, se convierte en un plus muy agradable.

Lo que sí nunca me había tocado es que me preguntaran sobre mis intenciones con la chica en turno, me ocurrió hace poco y fue en verdad raro, en pocas palabras le hice un tributo a Cantinflas.

viernes, 14 de abril de 2017

Citas en línea


Conocí a una chica por la red, lo increíble es que en menos de 24 horas ya había aceptado salir conmigo, ya nos habíamos besado, ya me hablaba de su familia e incluso pude haber llegado más lejos, pero se me hace que estaba loca.

viernes, 7 de abril de 2017

No entiendo


Ayer le mandé un mensaje a mi ex, hoy he estado rememorando viejas glorias. No entiendo por qué recaigo. Pero ya no es gracioso.

lunes, 3 de abril de 2017

Miedo

Todos tenemos miedos, sobre todo de niños.

En mi infancia estaba convencido que había un ser bajo mi cama, siempre acechando y dispuesto a tomar mis pies en cuanto tocaran el piso. A veces el monstruo jugaba conmigo y se escondía en el armario, tras la cortina o en la enorme muñeca de mi hermana, pero siempre era él, el mismo monstruo, jugando conmigo y sabiendo que lo peor no eran las cosas que pudiera hacer , sino todas aquellas cosas de las que yo lo imaginaba capaz.

En algún punto los miedos cambian, empezamos a temer a otros demonios, como el rechazo, el desempleo o el SAT. La adultez nos arremete como conquistador precolombino, destruyendo dioses paganos e instaurando los suyos propios.

Y en algún punto te das cuenta que el niño que fuiste  se escondería del adulto que eres, ese niño se taparía hasta la cabeza, cuidando de guardar muy bien los pies, con la esperanza que así no puedas atraparlo. 

Quizás el monstruo bajo la cama tenía razones para esconderse de ti, quizás ahora el monstruo duerme sobre la cama...

Qué parió



sábado, 1 de abril de 2017

Que asco de vida

Hace unos años, diagnosticaron a un amigo con metabolismo basal rápido, por lo que comía y no engordaba. Lo tomó como un gran don y no dejó pasar la oportunidad de comer todo lo que quisiera sin engordar nada. Se olvidó de que el colesterol es otro cuento y ahora tiene riesgos cardiovasculares y diabetes.

Hoy, estoy muy enamorado de la chica que estoy seguro que puede ser la mujer de mi vida. El problema está en que mi madre no la traga y no puedo ser feliz en una relación sabiendo que me puede causar problemas con mi familia. No sé qué hacer porque de momento no puedo irme de casa y esta situación es inaguantable.

Hace tiempo, que estoy haciendo un ciclo formativo en el instituto. Me he esforzado por sacar la mejor nota media de la clase, con el fin de poder elegir mi destino para hacer las prácticas. A pesar de haberlo conseguido, mi profesor me ha mandado donde yo no quería ir (él lo sabía) y les ha dado a mis compañeros los sitios que yo le pedí. Todo por no ser un lameculos igual que ellos.

Hace tiempo, a mi suegra le gusta venir a mi casa sin avisar. Con tres niños pequeños y trabajo a tiempo completo no siempre está impecable y ella critica todo lo que no ve perfecto. El domingo pasado fuimos a su casa y estando en la cocina aparecieron dos hermosas cucarachas correteando. ¿Nuevas mascotas, suegra?

Hace tiempo, frecuentaba una prostituta brasileña, mientras follábamos gemía y me hablaba en portugués. Desde entonces cada vez que me hablan en portugués me entran viejos recuerdos y me pongo cachondo.

Ayer, en una reunión con un cliente en su oficina me entró un apretón, así que antes de marchar fui al baño, no funcionaba la cisterna, no tuve más remedio que sacar el "regalo" del water, envolverlo en papel higiénico y meterlo en el bolso para luego tirarlo en el parking (donde no había ni una puta papelera) sin que mi jefe se diera cuenta. ASCO.

Hace tiempo, hay un chico joven de 28 años que pide habitualmente en la estación de mi zona. Alguna vez le he llevado comida por caridad, y ayer me detuve por curiosidad a preguntarle por su historia. Resulta que en realidad el dinero que saca se lo gasta en caprichos, y la semana pasada hasta se fue de festival a Granada.

Dark Noir